NOTICIA

James Allison, premio Fronteras del Conocimiento 2017, gana el Nobel de Medicina con Tasuku Honjo

El estadounidense James Allison, Premio Fronteras del Conocimiento en Biomedicina 2017 (X Edición), ha ganado el Nobel de Medicina 2018 junto con el japonés Tasuku Honjo. El jurado del Instituto Karolinska de Estocolmo ha otorgado el premio a estos dos investigadores por sus descubrimientos pioneros en el campo de la inmunoterapia contra el cáncer. Allison estuvo en Madrid el pasado mes de junio para recibir el Premio Fronteras y explicó sus hallazgos en una rueda de prensa celebrada en la sede de la Fundación BBVA.

1 octubre, 2018

Perfil

James Allison, Premio Fronteras del Conocimiento en Biomedicina

X edición

Entrevista con James Allison

“El cáncer mata a millones de personas cada año y es uno de los mayores desafíos médicos a los que se enfrenta la humanidad. Mediante la estimulación de la capacidad del sistema inmune para atacar a las células de los tumores, los ganadores del Nobel de este año han establecido un principio totalmente nuevo para las terapias contra el cáncer”, ha explicado el jurado de los Nobel en un comunicado.

Allison estudió una proteína que funciona “como un freno sobre el sistema inmune” y “se dio cuenta del potencial terapéutico de soltar ese freno, desencadenando así a nuestras células inmunes para que ataquen a los tumores. Posteriormente, desarrolló este concepto para crear una estrategia totalmente nueva con la que tratar a los pacientes”, señala el comunicado de los Premios Nobel.

De forma simultánea, el investigador japonés Tasuku Honjo descubrió una proteína en las células inmunes y, tras estudiar su funcionamiento, descubrió que también funciona como un freno. “Las terapias basadas en su descubrimiento demostraron ser muy eficaces en la lucha contra el cáncer”, ha destacado el jurado.

En conjunto, el trabajo de Allison y Honjo “demostró cómo estrategias diversas para inhibir los frenos del sistema inmune puede usarse en el tratamiento del cáncer. Sus descubrimientos pioneros constituyen un hito en nuestra lucha contra el cáncer”, ha concluido el jurado de los Nobel.

Pionero de la inmunoterapia

El trabajo de Allison dio lugar en 2011 a la aprobación por parte de la agencia del medicamento estadounidense (la FDA) del primer fármaco oncológico basado en la activación del sistema inmune, indicado contra el melanoma metastásico, que ha mostrado una alta efectividad, con tasas de supervivencia de hasta diez años, en alrededor del 20% de pacientes. Este tratamiento –el ipilimumab– ha supuesto un “cambio total de paradigma” respecto a la manera en que se aborda hoy día el tratamiento del cáncer, explicó Lélia Delamarre, jefa de grupo en el Departamento de Inmunología del Cáncer de Genentech y vocal del jurado que le concedió a Allison el Premio Fronteras.

En la actualidad se han aprobado ya varios fármacos basados en el mismo principio ideado por Allison, que buscan aumentar el porcentaje de pacientes que se benefician de la inmunoterapia en melanoma y que además son efectivos contra cáncer de pulmón, riñón, vejiga y tumores de cabeza y cuello.

La inmunoterapia se basa en potenciar la capacidad del sistema de defensa del organismo para combatir y eliminar las células cancerosas de manera específica. Es una estrategia que se intenta desde hace décadas, pero que no había dado resultado hasta el trabajo pionero de Allison.

Tras ganar el Premio Fronteras, el propio Allison admitió, en todo caso, que la inmunoterapia no será, por sí misma, la solución definitiva: “No vamos a curar todos los tipos de cáncer. Pero sí creo que en el futuro la inmunoterapia formará parte del arsenal terapéutico contra muchos tipos de cáncer, en combinación con quimioterapia y/o radioterapia. Sí creo que pronto lograremos curar a la mayoría de los pacientes, espero que incluso alcanzando hasta el 60 o 90% de los casos en algunos tipos de cáncer”.

Biografía de James Allison

Allison (Texas, Estados Unidos, 1948) se licenció en Microbiología en la Universidad de Texas, donde en 1973 obtuvo el doctorado de Ciencias Biológicas y comenzó su carrera investigadora y docente. Posteriormente estuvo doce años en la Universidad de California en Berkeley, donde fue catedrático de Inmunología y director del Laboratorio de Investigación del Cáncer.

Tras pasar por el Instituto Médico Howard Hughes, el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center y la Universidad de Cornell, en Nueva York, en 2012 se incorporó al MD Anderson Cancer Center, de la Universidad de Texas, donde hoy es catedrático y director del Departamento de Inmunología, director ejecutivo de la Plataforma de Inmunoterapia, director asociado del Centro para la Investigación Inmunológica del Cáncer, director adjunto del Centro David H. Koch para la Investigación Aplicada de los Cánceres Genitourinarios y codirector del Instituto Parker para la Inmunoterapia del Cáncer.

Desde hace treinta años mantiene una colaboración asidua con los Institutos Nacionales de la Salud, donde ha dirigido la Sección de Estudios de Inmunología Experimental o ha participado en paneles expertos sobre terapia génica, además de impulsar un think tank en biología del cáncer.

Participa en el consejo editorial de las publicaciones científicas Developmental Immunology y Journal of Clinical Investigation y ha sido reviewing editor de Science. Es titular de seis patentes y fundador, junto con su mujer y socia científica, Padmanee Sharma, de la empresa Jounce Therapeutics, centrada en desarrollar un fármaco inmunoterapéutico.

El Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina se le otorgó porque su investigación “ha llevado a activar el sistema inmune para lograr que combata el cáncer en pacientes, así como al desarrollo de nuevas terapias”, según señaló el acta del jurado. Allison fue el primero en demostrar que la inmunoterapia puede tratar el cáncer de forma efectiva, abriendo así una vía que “ha proporcionado beneficios clínicos a muchos pacientes” y ha “estimulado el desarrollo de toda una nueva clase de fármacos”.